BiReCo…

Somos un estudio de arquitectura especializado en arquitectura bioclimática y rehabilitación de edificios existentes.

Identificados por nuestra continua adaptación a las necesidades del mercado y la eficiencia de servicios, gracias a la calidad de nuestros proyectos y obras.

Arquitectura energética: el nuevo modelo de crecimiento

La búsqueda de un modelo de crecimiento sostenido se ha convertido en un claro objetivo político enmarcado en la Estrategia Europa 2020. Desde esa perspectiva, las ciudades representan parte del problema, en la medida en que los fenómenos de segregación y exclusión social o los impactos por contaminación son esencialmente urbanos. Pero también son parte de la solución, al concentrar la población con elevado nivel educativo, los recursos económicos y las posibilidades de creatividad e innovación, herramientas que estimulan el crecimiento inteligente, sostenible e integrador defendido en la Estrategia europea.

 

Los últimos años se han puesto en marcha en España diversas políticas y normativas con la finalidad de mejorar el comportamiento energético del sector de la edificación. El sector hogares en España representaba en 2013 el 18 por 100 del total de consumo de energía final y es el responsable del 6,6 por 100 del total de las emisiones de efecto invernadero que corresponden a actividades de combustión.

 

Surgen oportunidades para el sector relacionados con la sostenibilidad y con los compromisos de reducción del consumo energético. La economía española necesita superar la fuerte dependencia del exterior que presenta en el terreno energético y que afecta directamente a la competitividad. La inversión en infraestructuras para desarrollar las energías renovables se hace necesaria. A pesar de los problemas asociados a la rentabilidad a corto plazo de este tipo de fuentes energéticas, el carácter no previsible de su generación, las dificultades de almacenamiento o de la inseguridad jurídica a causa de una regulación cambiante, lo que sí es cierto es que son imprescindibles en un esquema de generación de medio y largo plazo, y desde esta perspectiva se puede afirmar que existe un amplio margen para promover la construcción de plantas de energías renovables, ámbito en el cual España ha mostrado un liderazgo tecnológico e industrial.

 

La construcción de edificios con consumos casi nulos de energía constituye un reto para el sector, siendo esta la contribución del sector de la edificación en el objetivo de alcanzar una economía hipocarbónica. Resulta necesario avanzar en la construcción de edificios de bajo consumo energético y concentrarse en la renovación de los edificios ya existentes. La energía consumida en los edificios cubre cerca del 40% del consumo energético total de la UE. Dentro de este consumo, las demandas térmicas como la calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria (ACS) representan aproximadamente el 70% del total de esta demanda energética, seguida por la energía consumida en iluminación.

 

En este sentido, la Comisión Europea ha presentado su nueva estrategia en materia de energía de cara a 2020, en la que da prioridad al ahorro energético, a unos lazos fuertes con socios internacionales y a la innovación, para asegurar el abastecimiento y que el mercado energético europeo sea competitivo. Una de las claves para conseguirlo es velar por el aprovechamiento del parque existente incorporando a los viejos edificios las innovaciones en materiales y aplicaciones en arquitectura sostenible. Así, el concepto de sostenibilidad avanza tanto en el ámbito de la rehabilitación como en el de la edificación de nueva creación. Para reducir el impacto de la edificación, es necesario que el parque inmobiliario actual se renueve de forma adecuada a las nuevas necesidades de habitabilidad sostenible. De hecho, las propias Administraciones Públicas han puesto en marcha iniciativas que premian la rehabilitación bajo criterios de sostenibilidad. Esta normativa afecta no sólo a los fabricantes de los materiales de construcción, sino también a todos los agentes que intervienen en el proceso constructivo (arquitectos, ingenieros, aparejadores, constructores…).

 

El cambio en el marco normativo producido por aprobación de la Directiva Europea de Eficiencia Energética en Edificación, 2002/91/CE y su traslado a la legislación española está haciendo aparecer nuevos requerimientos en el sector de la edificación en aquellos aspectos relativos al consumo de energía, iluminación, aislamiento, calefacción, climatización, agua caliente sanitaria, certificación energética de edificios o utilización de la energía solar. La entrada en vigor de del Código Técnico de la Edificación (CTE), aprobado mediante R.D. 314/2006, supone para este sector la consideración obligatoria de medidas de eficiencia energética en el proyecto de un edificio.

 

A partir de la aplicación de este conjunto de normas, el parque edificatorio español está obligado a reducir de forma significativa el consumo de energía de su sector, pues se empieza por construir edificios que, de por sí, demanden menos energía para conseguir el mismo nivel de confort en su interior. Esta regulación está suponiendo un cambio en el sector de la construcción, tanto por el endurecimiento de los requisitos mínimos de calidad como por el enfoque general de la construcción hacia sistemas más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

 

El sector construcción ha tenido siempre una importante contribución al crecimiento económico español, y no cabe plantearse la posibilidad de que no vaya a seguir siendo un sector muy relevante de nuestra economía.

 

Publicado por: Teresa

No Comments
Post a Comment